cuadrante B

CONVER

El control de versiones se realiza principalmente en la industria informática para controlar las distintas versiones del código fuente dando lugar a los sistemas de control de código fuente o SCM (siglas del inglés Source Code Management). Sin embargo, los mismos conceptos son aplicables a otros ámbitos como documentos, imágenes, sitios web, etc.

El control de versiones es un sistema que registra los cambios realizados sobre un archivo o conjunto de archivos a lo largo del tiempo, de modo que puedas recuperar versiones específicas más adelante.

CONVER es una herramienta para el control de versiones diseñada y desarrollada con vista al ciclo de control de cambios, los principios de la Biblioteca de Infraestructura de Tecnologías de Información (ITIL) y en general, siguiendo y aplicando las metodologías y normas de aceptación general.

CONVER en la actualidad está desarrollado y enfocado a 2 entidades primordiales del ciclo, “Cambios” y “Producción”, partiendo de la recepción del requerimiento de tecnología emanado de la Unidad de Control de la Demanda y finalizando con la puesta del cambio en Producción[1].

CONVER se comporta como una herramienta de control y seguimiento de procesos (Workflow) a diferencia de la generalidad de programas de control de versiones que son un grupo de aplicaciones originalmente ideadas para gestionar ágilmente los cambios en el código fuente de los programas y poder revertirlos, siendo básicamente manejadores de objetos.

Un sistema de control de versiones debe proporcionar:

  • Mecanismo de almacenamiento de los elementos que deba gestionar (ej. archivos de texto, imágenes, documentación…).
  • Posibilidad de realizar cambios sobre los elementos almacenados (ej. modificaciones parciales, añadir, borrar, renombrar o mover elementos).
  • Registro histórico de las acciones realizadas con cada elemento o conjunto de elementos (normalmente pudiendo volver o extraer un estado anterior del producto).

En CONVER El requerimiento es recibido y registrado, a partir de éste se generan tantos casos como sean necesarios; un caso es una tarea, misión u objetivo que se le asigna a un analista de soluciones. A partir del caso se genera una requisición de objetos, ésta requisición (Objetos existentes) puede gestionarla el mismo Líder/Coordinador que hace la requisición o también puede hacerlo el Bibliotecario, quien igualmente puede asignar a cada caso, los objetos existentes y que han de ser cambiados según el Caso.

El siguiente paso es la actividad de desarrollo/cambio a llevarse a cabo por el analista, luego este envía su trabajo a la Unidad de Control de Calidad, donde el caso será probado, evaluado y aprobado/rechazado; en caso de rechazo los objetos regresan a Soluciones para las respectivas correcciones hasta obtener la certificación esperada, tras la cual los objetos van a su destino final en Producción.

[1] Para los efectos de ConVer y de ITIL, el cambio en Producción abarca la creación de nuevos componentes así como los cambios y mantenimientos aplicados a los existentes.